Por qué me gusta el Porsche 911?

Por qué me gusta el Porsche 911?

Porsche ha sabido convertir su coche de planteamiento técnico desfasado casi desde su creación, en un icono social a nivel mundial. Gracias a las estrategias de la marca hoy podemos seguir disfrutando de tener un 911 en nuestro garaje o de seguir teniéndolo en nuestros sueños.

Mi padre nació en el 45 y yo en el 72.

Cuando mi padre tenía unos 18 años apareció en el mercado el Porsche 911. Deportivo de poco peso, motor trasero, propulsión, y una capacidad de tracción espectacular. A ello se unía un diseño ya clásico y elegante. Desde sus inicios una de sus virtudes era la polivalencia de uso. Los propios slogans de Porsche destacaban su posibilidad de uso en circuito y en una utilización diaria.

Pero en 1963 había otros deportivos en el mercado. Aston Martin DB4, Ferrari 250 GTO, Corvette…

¿Qué ha convertido al Porsche 911 en objeto de deseo de tantas generaciones?

En primer lugar el largo tiempo que hace que está en el mercado, como es lógico.

En segundo lugar, tanto los de la generación del 45 como los de la del 72 hemos visto Porsches en Le Mans, en Rallyes, en Subidas en Cuesta, y al industrial o doctor de turno con su correspondiente 911, símbolo de status.

Si en 1963 veias el Ferrari 250 GTO (en foto, claro) alucinabas, pero al cabo de dos años habría otro modelo de la misma marca con otras especificaciones, aun mejor, aunque no todos se hayan convertido en leyenda como el modelo al que me refiero.

El Aston Martin se fue sustituyendo, DB5, DB6, etc.

Además los referidos superdeportivos eran económicamente inaccesibles, eran coches de fantasía, y servían para lo que servían, el Ferrari para hacer carreras, el Aston para recoger una modelo al salir de tu propio concierto…

Pero el Posche 911 (el Porsche) siempre estaba ahí. Y además de verlo en las carreras, de vez en cuando veías uno por la calle. Y era caro. Pero podías soñar con él. Si las cosas te iban muy bien, por supuesto.

Y pasabas la infancia deseando tenerlo, y luego la juventud, y cuando llegabas a la madurez seguía existiendo el mismo coche que toda la vida habías deseado. Y hoy seguimos igual.

Funny-Porsche

Porsche ha sabido convertir su coche de planteamiento técnico desfasado casi desde su creación, en un icono social a nivel mundial.

Es un coche símbolo de posición social, cuya compra por apariencias debe suponer un porcentaje altísimo de sus ventas aun si tener conocimiento quien lo compra, de lo que está comprando, pero es también una maravilla, una muestra de cómo la ingeniería, insistiendo en un concepto todo atrás, ya superado, lo ha ido refinando hasta llegar a ser el coche que todo el mundo querría tener, y con el que los demás fabricantes se comparan cuando deben crear un buen deportivo (véase Jaguar F-Type, Mercedes GT AMG, etc.).

Han sabido crear un producto sobresaliente. Solo hay que conducirlo para comprobarlo.

Pero han sabido tocarnos el corazón. Sus propios anuncios han ido jugando con nuestra fibra sensible y hemos visto niños saliendo del colegio e ir directamente al concesionario a pedirse uno para cuando sea mayor, o tres ex alumnos triunfadores volviendo a su colegio con sus tres deportivos.

Es como un Rolex Submariner. Hay relojes más caros, más sofisticados, y hoy en día más precisos (solo hace falta un chip). Pero es el ejemplo de reloj de deseo. Lo tenía tu tío rico y hoy lo siguen fabricando para que tú puedas comprarlo cuando tu economía te lo permita. Y queda bien tanto con un traje en la mejor boda o en la más sofisticada gala, como cuando te pones el mono y subes a tu Porsche 911 Carrera para disputar una carrera de clásicos.

Rolex-Porsche

Aunque los autodenominados puristas se rasgaron las vestiduras cuando Porsche se aventuró en el segmento de los SUV, de las berlinas de lujo, o de los Diesel, gracias a esta estrategia y a los compradores de estos vehículos, podemos seguir disfrutando de tener un 911 en nuestro garaje o de seguir teniéndolo en nuestros sueños.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código