HAMILTON: AS DE DIAMANTES

HAMILTON: AS DE DIAMANTES

Lewis Hamilton ha ocupado la segunda posición en el Campeonato del Mundo de F1, pero ha destrozado la moral de Rosberg. Cinco días después de ganar el Campeonato, el alemán anunció su retirada de la F1, debido a la presión que ha debido soportar. Hamilton seguirá, y conseguirá más victorias y más campeonatos, y más récords. Y no le afectará la presión. La competición es su modo de vida: en la pista y fuera de ella. Siempre con el pie a fondo.

Todos conocemos cual ha sido el desenlace de la temporada 2016 de Formula 1. Nico Rosberg ha conseguido su ansiado título de Campeón del Mundo y Hamilton ha acabado segundo en el Mundial, con un final de temporada estratosférico.

A estas alturas nadie debería dudar de la profesionalidad, la calidad como piloto y el compromiso de Lewis Hamilton, pero durante esta temporada, especialmente en los días posteriores al Gran Premio de Singapur, tanto prensa cualificada como especialistas de sofá han hablado y criticado la vida privada de Lewis Hamilton y su posible incidencia en el rendimiento del piloto a lo largo de esta temporada.

Hemos visto a Hamilton portando un traje tradicional árabe en Barhain con un crucifijo colgando de su cuello. Se le ha visto jugando con un tigre. Nos lo han mostrado divirtiéndose en Jamaica. Él mismo ha publicado fotografías de sus vacaciones en las que muestra que entre carrera y carrera se lo pasa en grande.

Hamilton-Jamaica

Sir Jackie Stwart comentó a media temporada que Hamilton estaría mejor dedicándose de lleno a la F1 y dejando la música a un lado.

De hecho, es cierto que no es un piloto especialmente discreto en su vida personal, de la que muestra la parte más festiva y publicitaria.

A su lado, Rosberg, mostrando sus momentos de felicidad en su yate junto con su familia, o llevando fotógrafo personal a los Grandes Premios, parece discreto.

Pero estamos en la época de las Redes Sociales y de la información inmediata y la opinión gratuita. De tal forma que desde los usuarios de Twitter y Facebook hasta los especialistas o pseudo especialistas han inundado el ciberespacio de comentarios tendentes a culpar su segundo puesto en el Mundial y la superioridad aparente de Rosberg a su vida fuera del Gran Circo.

Desde mi punto de vista Hamilton, con sus virtudes y sus defectos, sigue siendo el piloto más potente y temido de la parrilla.

Nico Rosberg ha realizado la mejor temporada de su carrera deportiva. Comenzó el Mundial de la misma forma que acabó el de 2015, ganando. De tal forma, que disputadas las primeras 4 carreras del mundial, superaba a su compañero de equipo por 43 Puntos. Hamilton padeció de problemas mecánicos que lo retrasaron y quizás parecía que no estaba en su mejor momento, pero a partir del Gran premio de España, con el encontronazo entre los dos compañeros de equipo, Lewis ha realizando una temporada para enmarcar. Ha vencido 10 GP, ha conseguido 11 Poles y en Bélgica aprovechó la superioridad de su monoplaza para penalizar por cambio de motor y salir desde la última plaza hasta finalizar tercero. La segunda parte del Campeonato ha servido no sólo para ejercer presión a su compañero de equipo sino para igualar y batir Récords de otros históricos pilotos de la categoría reina.

Finalmente han sido 5 puntos los que han separado Nico Rosberg y Lewis Hamilton. Han existido pocas temporadas con diferencias tan ajustadas. La disposición de primer y segundo piloto de un equipo impidió que ocurriera en la época de Schumacher y las luchas entre Senna y Prost acabaron con los pilotos participando en diferentes escuadras.

En otras épocas menos mediáticas muchos pilotos habían disfrutado de su vida personal, e incluso habían llevado vidas desordenadas, desde multas de tráfico por altísimas velocidades a fiestas salvajes, como las de James Hunt. Pero a nadie se le ocurrió achacar a los paseos en moto acuática o a las salidas con Adriana Galisteu los resultados de Ayrton Senna en el Mundial de 1993. Se hablaba de coches, de prestaciones, de pilotaje.

Así pues con los fríos datos en la mano, Rosberg y Hamilton han estado muy igualados a lo largo del Campeonato. ¿Alguien cree que cuando Hamilton baja la visera de su casco piensa en tigres, jamaicanas o fiestas junto a Justin Biebber? ¿Tiene la culpa su vida privada de que su monoplaza rompiera el motor a pocas vueltas del final con el Gran Premio de Malasia prácticamente en el bolsillo?

Actualmente hay sólo unos cuantos escogidos que disponen de ese plus que se necesita para ser Campeón o multi campeón. Hamilton es uno de ellos. Lo demostró contra Massa en 2008, lo demostró la pasada temporada aguantando el tirón final de Rosberg. ..

Hamilton-Rosberg

Y finalmente lo ha demostrado esta temporada. Ha empujado siempre al máximo, ha batido marcas, ha finalizado segundo en el Campeonato tras su compañero de equipo, pero ha destrozado la moral del Campeón alemán. Cinco días después de ganar el Campeonato Rosberg anunció su retirada de la F1, debido a la presión que ha debido soportar. Hamilton seguirá, y conseguirá más victorias y más campeonatos, y más récords. Y no le afectará la presión. La competición es su modo de vida: en la pista y fuera de ella. Siempre con el pie a fondo.

De aquí unos años, los que ahora critican su vida personal explicaran jocosos cómo Hamilton podía compaginar victorias y campeonatos con una vida personal de lujo, viajes, fiestas y coches caros.

Desconfíen de los especialistas de sofá y de pilotos de otras épocas. Hamilton es hoy el piloto más salvaje, rápido y demoledor de los que integran la parrilla. Si no gana a otro piloto, se lo come.

No se dejen cegar por los diamantes de su crucifijo. El diamante es él.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código